Los procesadores escalables Intel Xeon impulsan la investigación avanzada en el superordenador académico más rápido del mundo

Novedades: Intel, el Texas Advanced Computing Center (TACC) de la Universidad de Texas en Austin (UT Austin), la National Science Foundation (NSF), Dell Technologies y otros socios de la ciencia y la tecnología se reunieron para presentar Frontera, la quinta supercomputadora más poderosa del mundo y la más rápida en el mundo académico.

Basado en los procesadores escalables Intel® Xeon® de segunda generación y con la memoria persistente de CC Intel® Optane™, el sistema Frontera está preparado para acelerar la investigación científica y la innovación.

“El sistema Frontera proporcionará a los investigadores capacidades de inteligencia computacional y artificial que no han existido antes para la investigación académica. Con la tecnología Intel, este nuevo superordenador abre nuevas posibilidades en la ciencia y la ingeniería para hacer avanzar la investigación, incluyendo la comprensión cósmica, las curas médicas y las necesidades energéticas”.

Por qué es importante: Como el superordenador académico más rápido del mundo, Frontera permitirá la investigación de vanguardia en una serie de campos, entre los que se incluyen la astronomía, la medicina, la inteligencia artificial (IA), la mecánica cuántica y la ingeniería mecánica. Los primeros proyectos que se están llevando a cabo en Frontera incluyen:

Comprender la influencia de las estrellas distantes: Manuela Campanelli, profesora de astrofísica en el Instituto de Tecnología de Rochester y directora del Centro de Relatividad Computacional y Gravitación, está usando Frontera para desarrollar una simulación que amplifique nuestra comprensión de las ondas gravitacionales.

El objetivo es explicar el origen de las poderosas ráfagas de energía que se emiten durante una fusión de estrellas de neutrones, incluyendo los tipos de señales electromagnéticas emitidas. Frontera permite a Campanelli y a su equipo realizar simulaciones complejas a una velocidad dos o más veces más rápida de lo que es posible en cualquier superordenador local.

Diagnóstico y tratamiento de gliomas: El profesor George Biros de UT Austin está usando Frontera para construir modelos biofísicos complejos de desarrollo de tumores cerebrales para diagnosticar y tratar más eficazmente los gliomas, un tipo de tumor cerebral.

El sistema de vanguardia de Frontera permite el procesamiento automatizado de imágenes médicas para detectar la extensión de los cánceres más allá del crecimiento del tumor principal, que debe ser extirpado durante la cirugía para evitar que el cáncer regrese.

Enseñando química cuántica a las redes neuronales: Olexandr Isayev, profesor asistente de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, está usando Frontera para entrenar una red neuronal que describe con precisión los campos de fuerza y la energía potencial de las moléculas basándose en sus estructuras tridimensionales.

El sistema Frontera permite a Isayev ampliar su investigación, alcanzando un récord de 3 millones de cálculos en 24 horas. Su trabajo tiene muchas aplicaciones potenciales, pero una de las más impactantes es el descubrimiento de medicamentos – encontrar nuevas moléculas que puedan interactuar con proteínas específicas para tratar y curar enfermedades.

Erradicación de virus emergentes: Peter Kasson, profesor asociado de fisiología molecular e ingeniería biomédica en la Universidad de Virginia, está estudiando los virus emergentes y guiando el desarrollo de nuevas terapias antivirales.

Para estudiar los mecanismos de estos virus, Kasson y su equipo combinan la investigación microscópica con modelos computarizados del virus, construyen un átomo a la vez y luego simulan la mecánica de cómo interactuarían los átomos. Los primeros trabajos en Frontera ya están permitiendo simulaciones que son dos o tres veces más rápidas que en supercomputadoras anteriores.

Construyendo un futuro energético más soleado: Ganesh Balasubramanian, profesor asistente de ingeniería mecánica y mecánica en la Universidad de Lehigh, fue uno de los primeros usuarios de Frontera, estudiando la dinámica de los materiales orgánicos fotovoltaicos. Colaborando activamente con experimentadores, está trabajando para desarrollar formas eficientes de crear energía solar fotovoltaica flexible de próxima generación que pueda superar el potencial de producción de energía de los dispositivos actuales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño web Toledo es el mejor portal de tecnología y marketing en español. Todos los contenidos de Internet que necesitas, están aquí

Ir arriba